miércoles, 27 de septiembre de 2017

Lo Bueno si Breve...8

Nota: Esta es mi colaboración con la revista Supersonic nº8. Ya estáis tardando en descargarla, está llena de entrevistas jugosas, secciones interesantes y relatos espectaculares de autores de la talla de Ricardo Montesinos, Bandinelli, Alicia Pérez Gil, Caroline Yoachim, Catherine Valente, Brooke Bolander, José Antonio Cotrina o China Mieville.

En el artículo de esta edición voy a comentar las obras de narrativa breve ganadoras de los tres grandes galardones internacionales: El Locus, el Nébula y el Hugo.
Una vez leídas las historias  y viendo el elenco de ganadores, tanto de narrativa breve como de novela, me han llamado la atención algunos aspectos de los que me apetece hablar antes de entrar en detalle en cada relato. En primer lugar, me ha sorprendido la unanimidad que ha habido tanto en la categoría de relato corto como en la de novela breve: la misma obra ha ganado los tres premios (menos trabajo que tendré para hacer este artículo).
También me ha sorprendido la poca presencia de la ciencia ficción en las temáticas de las historias ganadoras. Casi todas son obras de fantasía y se basan en la presencia de la magia, y el planteamiento de algunas de las historias es sorprendentemente parecido.
Y finalmente, creo que es obligatorio comentar que la mayoría de historias ganadoras han sido escritas por mujeres, mujeres de varios orígenes étnicos, precisamente lo contrario de lo que deseaban los instigadores de las campañas de SadPuppies y RabidPuppies en los premios Hugo (No querías caldo, pues toma dos tazas…). En parte creo que los resultados de los premios de los últimos años son consecuencia de una reacción contra este tipo de campañas.
Tengo curiosidad por ver si esta tendencia también se va a reflejar en los premios nacionales. Lo cierto es que en los últimos años han aparecido diversas iniciativas para ayudar a visibilizar la obra de las autoras de ciencia ficción y fantasía, y también ayuda la apuesta por publicar autoras de algunas editoriales de reciente aparición. La verdad es que en las redes sociales hay cierta polémica alrededor de estas iniciativas, en algunos casos desagradable y poco acertada, según mi criterio, por las dos caras de la moneda de la situación. Hay quien ridiculiza a estas iniciativas y hay quien deja ver que, si no las apoyas activamente, eres parte del problema. Los extremismos me desagradan, pero bueno, me estoy metiendo en un jardín que no tiene nada que ver con el objetivo de esta sección, así que voy a centrarme en los relatos.
 
Aunque ahora que lo pienso,  la temática de la ganadora de los tres premios en la categoría de relato corto (short story), Seasons of Glass and Iron, puede levantar alguna ampolla.  Amar El-Mothar se basa en la estructura de los cuentos clásicos para tejer una historia en la que las mujeres protagonistas luchan contra las imposiciones a las que se ven sometidas. El estilo de la autora tiene un cierto aire poético, y la historia, llena de detalles e imaginación, me ha parecido muy bien resuelta.



La gran ganadora del año según mi criterio es SeananMcGuire, con su excelente novela breve Every Heart a Doorway, que ha conseguido triunfar también en los tres premios. El universo que ha creado esta autora es espectacular, tan rico y con tantas posibilidades que ya ha ambientado en él dos novelas breves más. La historia se ubica en una residencia para jóvenes algo peculiares. Son jóvenes que en su momento encontraron puertas hacia otros mundos mágicos y desaparecieron en ellos durante un largo periodo de tiempo, pero que han acabado regresando. Muchos de estos jóvenes se mueren de ganas de volver a esos mundos, y llevan muy mal adaptación a nuestra sociedad, por eso acaban ingresando en esta residencia, regentada por una mujer que también ha vivido esta experiencia. Me ha parecido espectacular la clasificación de los diversos tipos de mundos mágicos y la riqueza de los personajes secundarios (no así la de la protagonista principal, algo sosa). La historia ha cosechado un éxito totalmente merecido. Alianza editorial la va a publicar en castellano en breve, en su colección Lee Runas.

La categoría de la relato largo (novelette) es en la que ha habido más variedad. El Locus se lo ha llevado Alyssa Wong con su historia You’ll surely drown here if you stay. La historia está ubicada en el far-west, en una colonia minera en la que vive un joven huérfano con poderes, que siente fuertemente la llamada del desierto. La historia tiene un buen comienzo, pero pierde fuelle poco a poco y las piezas no acaban de encajar. Una historia de magia ancestral que no me ha convencido.

En cambio el relato ganador del Hugo, The tomato thief, de Ursula Vernon, con una ambientación y un estilo parecido, me ha encantado. La entrañable protagonista es una viejecita que vive muy cerca del desierto, y que tiene un microclima en su jardín que le permite cultivar unos tomates muy apetitosos, los mejores de la región. El robo de algunos de los tomates por un ladrón muy particular desencadenará una historia llena de imaginación y magia que me ha recordado al mejor Gaiman. Hay que destacar la originalidad de relacionar los trenes con la magia. Totalmente recomendable.

El único hombre galardonado este año ha sido el que ha escrito la única historia de ciencia ficción. No sé si me atrevo a sacar alguna conclusión de este dato. William Ledbetter ha escrito una historia muy amena y llena de tensión, con un cierto toque a la ciencia ficción más clásica, pero con aspectos modernos, una mezcla muy interesante. The Long fall up narra la lucha de una madre para poder gestar y dar a luz a un hijo en gravedad cero. La ley lo prohíbe, ya que los niños nacen con muchas deformidades, y la natalidad está controlada por la administración. Dispuesta a demostrar que los nacimientos pueden ser normales se embarca en un viaje orbitando la estación espacial en la que vive, un viaje que durará un poco más que el tiempo de gestación. El protagonista principal de la historia es el piloto de la nave que viaja con el objetivo de interceptarla y detenerla. Me ha gustado mucho cómo ha estructurado la historia, y la relación entre el piloto y la IA de su nave. Un relato excelente.

A finales de año ya conoceremos los ganadores de los premios nacionales. En el próximo número los comentaremos. ¡Salud y buenas lecturas!

2 comentarios:

  1. Esta vez ya te había leído en la revista. Deseando leer a Seanan McGuire el año que viene :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuesto lo que quieras que te va a encantar. Yo le tengo muchas ganas a las otras dos novelitas situadas en el mismo universo.

      Eliminar